Blog

Blog

ver:  todos / resumen

Què és la Medicina Psicosomàtica?

Publicado el 8 Ee mayo Ee 2020 a las 11:20 Comments comentarios (648)
La Medicina Psicosomàtica estudia i tracta aquells quadres clínics en els quals el processos mentals i emocionals juguen un paper important en les afeccions del nostre cos. En alguns casos, el conflicte psicoemocional és l'única causa d'una disfunció física. Tanmateix, totes les malalties físiques tenen factors psicoemocionals que condicionen el seu inici, manteniment, evolució, sensibilitat al tractament i resolució. Temps ençà, la idea del trastorn psicosomàtic era una suposició afermada pel coneixement empíric, és a dir, l'estudi i revisió de mil·lers de casos en els quals l'experiència mostrava aquest vincle tan íntim entre cos i ment. Actualment, això ja és ciència. Les àrees del nostre cervell on es processen i s'emmagatzemen les emocions estan clarament determinades, així com les connexions neuronals que estableixen amb la resta d'àrees cerebrals. També són àmpliament conegudes les respostes químiques que desencadenen mitjançant les substàncies neurotransmisores i els efectes que causen a través del nostre sistema endocrí, que té una repercussió directa en els diferents òrgans del cos. Es a dir, qualsevol pensament o emoció provoca uns determinats canvis químics en les cèl·lules del nostre organisme. Sí, companys, ja no és un misteri aquella úlcera d'estómac que apareix durant o després d'un període d'estrès. Ni tampoc els trastorns intestinals del dia abans d'un examen. Ni els infarts de miocardi en rebre una mala notícia. Ja coneixem els mecanismes més íntims que ho provoquen. El nostre cos no entén de casualitats. Obviament, la genètica de cada persona determina les nostres sensibilitats, la potencialitat que tenim de desenvolupar una o altra malaltia. També els factors ambientals, els hàbits i la cura que fem del nostre cos, juguen un paper fonamental. Tanmateix, ara ja no hi ha dubte que les emocions contingudes o no degudament gestionades (traumes no resolts, dols no conclosos, relacions interpersonals insatisfactòries, així com l'estrès sostingut en el temps, provoquen una sèrie de canvis químics en cascada que acaben deteriorant el nostre sistema immunitari i ens fan emmalaltir. El Dr. Jorge Carvajal definia l'afecció psicosomática d'aquesta manera tan poètica: "Les ombres en el cos no són més que el reflex d'una zona obscura en la consciència". Es això, Dr. Carvajal. Moltes vegades els símptomes no són més que missatgers que ens informen que en algun racó amagat en la nostra psique hi ha un desequilibri. Es, també, l'oportunitat que la vida ens dóna per veure'l, comprendre'l i resoldre´l. I, si ho aconseguim, tot el nostre cos es reequilibra i el símptoma s'esvaeix, puix que ja no té raó de ser. En definitiva, la salut i el benestar són resultat de l'harmonia entre les diferents dimensions del nostre ésser: física, mental, emocional, social i espiritual, com un sistema integrat en el que, el bon funcionament de cada peça, és imprescindible pel conjunt. Tot sigui per a que el nostre viatge per la vida sigui plàcid i ens permeti gaudir de les meravelles del camí.

L'estació dels desvaris

Publicado el 16 Ee febrero Ee 2018 a las 13:40 Comments comentarios (343)

"L'estació dels desvaris" de Montse Jordà (Novel·la publicada per l’editorial catalana Ediciones Carena).

Entrevista realitzada per Caterina Cortés.

Montse Jordà i Cotonat va néixer a Ripoll. Actualment és una metgessa i psicoterapeuta a qui li apassiona l’escriptura. Fa uns anys va publicar la seva primera obra titulada Escarni a la por editada per Círculo Rojo. L’estació dels desvaris (Ediciones Carena, 2017) és el seu segon llibre. En aquesta narració coneixerem a n’Aurora, una dona vídua i sense família que per mor de la seva edat avançada se veu obligada a instal·lar-se en una residència per a gent gran. Una lectura tendra, ben escrita i esperançadora a parts iguals.

Dedicar-se a la medicina i ser psicoterapeuta l’ha ajudada a l’hora de crear un personatge com el de n'Aurora i a poder descriure millor el dia a dia dins d'una residència?

De fet, ja des que era nena, això que anomenem “tercera edat” m’inquietava profundament. M’inquietava i, alhora, em meravellava. Observava els vellets del meu voltant i em preguntava… Com deu ser el dia a dia quan el cos i la ment es deterioren pel pas del temps i per les malalties? Com deu ser la vida quan ja no és possible tenir un projecte de futur i quan l’única expectativa real és la mort? Tanmateix, em sorprenia en veure que els vellets ho portaven força bé, fos amb resignació o amb una acceptació molt real de l’etapa que vivien. En sabré, jo?, em preguntava. Sabré viure només amb la monotonia del dia a dia i assaborir les cosetes quotidianes, petites i senzilles, d’una vida limitada a la immediatesa del moment present? Sens dubte, la meva tasca professional m’ha permès contactar amb persones de totes les edats i condicions i, sobretot, penetrar i abordar directament els seus racons més vulnerables. I és precisament en la vellesa, quan aquesta vulnerabilitat pren la seva màxima expressió. De fet, la meva professió, juntament amb la meva pròpia vivència del pas dels anys, m’ha fet possible comprendre tot allò que em preguntava. I, l’Aurora, la meva estimada protagonista, n’és la resposta.

Creu que xerrar de la vellesa, en un moment en que hi ha ha un fort culte al cos i a l'eterna joventut, s'ha convertit en un tema tabú?

Certament, els éssers humans fugim de pensar i parlar de tot allò que ens fa por. I què ens pot fer més por que la malaltia, el dolor, la solitud o la mort? En certa mesura, en aquest relat he fet l’intent de desmuntar el mite de que quan perdem la joventut ja tot s’ha acabat i, encara més, mostrar que la vellesa és molt més que pura supervivència. Una vellesa ben viscuda també pot estar plena de vida. De fet, cada any viscut és una gran oportunitat d’aprenentatge. Si bé és cert que el nostre cos perd facultats a mesura que ens fem vells, també és una gran veritat que de mica en mica hem anat acumulant una certa saviesa. És per això que, l’Aurora, tot i les seves limitacions, té una vida interior molt rica. Si bé presenta moments de tristor i nostàlgia, ha après a relativitzar tot allò que li passa i ha desarmat el concepte de bo o dolent. Per altra banda, el seu dia a dia també està ple de moments de veritable goig. I és que, l’Aurora, ara té temps!, això tan apreciat que sempre ens falta quan som més joves. Ara es pot permetre el luxe d’assaborir cada detall intranscendent de la vida quotidiana i, de qualsevol cosa, en fa una festa. I, qui llegeixi aquest petit llibre, veurà que la prova més evident de tot plegat es que encara no ha perdut el seu sentit de l’humor ni la curiositat per descobrir i aprendre alguna cosa cada dia. Podem desitjar més?

Hi ha un capítol dur i trist a la novel·la i és el dia de les visites familiars, on hi ha una sèrie d'homes i dones que tenen fills però aquests no van a veure'ls. Malauradament aquest fet és força freqüent. La gent està massa ocupada com per dedicar temps als seus? O bé és que ens fa por haver de fer front a determinades situacions com a éssers humans? Si és així, no és símptoma d'una certa immaduresa?

Hi ha una realitat que és innegable. Hi ha joves que perseveren tota la vida al costat dels seus vellets i els estimen i cuiden fins al final; hi ha joves que no tenen temps per cuidar i atendre als seus vellets tot i estimar-los moltíssim; de tant en tant, hi ha alguns joves que s’obliden dels seus vellets; i, finalment, hi ha vellets que no tenen joves, com l’Aurora. La societat actual no ho posa gens fàcil. L’exigència de la vida laboral és molt alta, els habitatges sovint són massa petits i poc adaptats a les necessitats de persones amb limitacions físiques i, certament, la cultura del sacrifici està passada de moda. Amb tot això vull dir que potser el problema no és tant de persones immadures, sinó d’una societat malalta i mancada de consciència.

En un instant determinat, la protagonista, mentre està amb la seva amiga Mariona, reflexiona sobre com està de mal vista la sensibilitat dins la nostra societat.

Sí, sembla ser que la sensibilitat no és gens pràctica! Sovint es confon “sensibilitat” amb “debilitat”. Des que som nens se’ns ensenya que no hem de tenir por, que hem de ser forts. I jo pregunto: És valent aquell que no té por? En realitat, el coratge és caminar endavant malgrat la por. També sembla que la tristor sigui un signe de debilitat. I, fins i tot, se’ns indueix a que l’expressió de l’alegria estigui ben controlada, no sigui que cometem alguna bogeria. Així, a base de pràctica, aprenem a tancar les emocions en un armari de difícil accés que de vegades ni nosaltres mateixos som capaços d’obrir-lo. I el resultat no és altre que viure dins d’una cuirassa que cada vegada es va fent més pesada. De fet, aquesta és la causa de bona part dels problemes que m’arriben en les sessions terapèutiques. Us imagineu com seria la vida sense tenir la capacitat d’emocionar-nos? Podria existir l’amor sense l’expressió de la tendresa? Seria amor si no som capaços de plorar una pèrdua i sense aquell deix de nostàlgia que ens acompanya al llarg dels anys i ens recorda que un dia vam ser tan afortunats de compartir alguna cosa bonica amb una persona meravellosa? Jo no m’ho puc ni imaginar!

Quim Monzó, en el seu llibre de relats Mil Cretins, tracta també el tema de la vellesa. Explicava que els seus pares es referien als seus companys de residència com "aquests vells" com si ells no ho fossin també. Conec un cas de primera mà exactament igual. És una manera de no voler ser conscient de que un/a s'ha fet gran?

Realment existeixen casos de persones amb gran dificultat per acceptar la seva realitat. Aquell que viu els canvis que comporta l’envellir només com una pèrdua de qualitats, pot posar molta resistència per integrar-los a la seva consciència. Tanmateix, vull pensar que no sempre és així. La joventut també és un estat intern que no sempre va en consonància amb l’edat del nostre cos. Joventut és vitalitat, energia, capacitat de motivar-se o il·lusionar-se per petites o grans coses… Quan una persona conserva tot això malgrat que se li hagi arrugat la pell i que les seves articulacions grinyolin, l’única cosa que percep és una lenta transformació en la que va implícit un creixement i una evolució. És precisament aquesta consciència la que li permetrà continuar gaudint de la nova etapa. És clar que sovint el llenguatge ens juga males passades… I és que cada paraula porta associada una imatge o idea mental. Per exemple, si diem que una cosa és “vella”, sovint ens la imaginem degradada i ruïnosa. En canvi, si diem que és “antiga” li estem conferint una vàlua molt estimada. Si diem “antiquada”, ens ve la idea d’estar fora de temps o passada de moda. És la perversitat i, alhora, la riquesa del llenguatge el que ens permet distingir els matisos. Potser proposaré des d’ara que a les persones d’edat avançada que encara conservin una bona dosi de vitalitat els diguem “persones antigues”. Potser els agradaria més.

Hi ha dues crítiques respecte a les residències. Si no a totes, sí a moltes d'elles. La primera és quan n'Aurora va a veure una companya a la planta on hi ha els vells més malalts i se n’adona de que les infermeres del centre els hi administren a tots uns sedants forts, del tot innecessaris, només perquè s’estiguin tranquils i no donin problemes. La segona és quan la protagonista fa cridar al notari per fer testament i el director de la residència li fa saber que li agrairà qualsevol aportació econòmica que faci ja que van escassos de recursos, però ella tot d’una recorda que l’home és propietari d’un bon cotxe i la seva esposa vesteix amb roba cara. 

No m’atreviria a generalitzar. Si bé és cert que es donen casos d’aquest tipus (i n’he constatat alguns), també he tingut l’ocasió de visitar i conèixer residències on el tracte als interns és impecable. Més aviat, pretenia fer un reflex d’alguns aspectes genèrics de la societat en la que vivim. Per una banda, la tendència a fer callar a tot aquell que “molesta” i, per l’altra, la manipulació i l’abús que sovint es realitza, de forma més o menys polida i amb més o menys legitimitat, per part d’alguns que estan en posició de poder i que contribueixen a generar tanta desigualtat social.

L’estació dels desvaris, pens, és un cant a la vida i a mantenir-se, sempre dins les nostres possibilitats, il·lusionats i alegres. El present és l’únic què importa? Per què llavors sovint ens centrem més en el nostre futur o en el nostre passat? 

Més aviat diria que el present és l’únic que existeix. El passat ja no hi és, només l’empremta que ha deixat en cadascun de nosaltres. I el futur, ni tan sols sabem si existirà. Tanmateix és ben cert passem la major part de la vida centrats en aquest imaginari. Aquest és l’engany pervers del nostre pensament que ens transporta cap a un univers totalment il·lusori i, sovint, desagradable. Els efectes són extremadament nocius. I és que, ens desconnecta del nostre cos i de l’ésser que som, ens impedeix reconèixer el que en cada moment necessitem, ens genera emocions que no corresponen al que ara mateix està succeint i que potser mai no succeirà i, sobretot, ens impedeix viure i gaudir de l’experiència de cada moment. És, precisament, en aquesta última etapa de la vida, cara a cara amb la certesa de no tenir massa expectativa de futur que, si no ens hem quedat atrapats en el passat, tenim l’oportunitat de viure en l’ara i aquí. Només així es fa possible copsar el més bell i entranyable de cada petita experiència. Això no significa que estem sempre alegres. En l’ara i aquí hi cap qualsevol tipus d’emoció. L’única cosa important és sentir-nos vius. I jo pregunto… no podríem començar ara, sigui quina sigui la nostra edat cronològica, a viure de debò?

 

Benvinguda a Facebook

Publicado el 2 Ee marzo Ee 2016 a las 10:40 Comments comentarios (195)

Bienvenidos al primer centro de terapia Gestalt de Castelldefels.

En el Centro de Integración Personal os ofrecemos un espacio de soporte y ayuda en los periodos de crisis personal y la oportunidad de descubrir o potenciar los recursos que yacen latentes en el interior de cada uno para resolver cualquier conflicto y facilitar la relación con uno mismo y con el entorno.

Sea éste un espacio de encuentro cada uno consigo mismo, donde aprender a vivir nuestro presente con plenitud y libertad y alcanzar la paz interior tantas veces anhelada.

Un profundo agradecimiento para todos aquellos que confiáis en nosotros y nos estáis brindando vuestro apoyo.

Cordialmente,

Javier Rodríguez-Rey y Montse Jordà

Socios Fundadores


 

Actitud sana en situaciones de crisis

Publicado el 1 Ee noviembre Ee 2015 a las 14:15 Comments comentarios (229)

Con el término "crisis" me refiero a aquellas situaciones que se producen en nuestra vida cotidiana y que tantas veces consiguen desestabilizarnos mental y emocionalmente. Los problemas y las situaciones complicadas simplemente se presentan y no podemos evitarlo. Lo único que está en nuestras manos es adoptar una actitud saludable y constructiva a fin de mantener nuestro propio equilibrio.

He aquí algunas citas que, personalmente, me han ayudado en mis situaciones críticas:

"Cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol, no fuera a tratarse, simplemente, de la sombra de un pigmeo." Von Hardenguer

Es importante conseguir toda la información necesaria para poder evaluar la situación de manera objetiva, sin magnificarla y sin "construir catástrofes mentales",lo que también llamamos "fantasías catastróficas", para alcanzar una visión realista de la situación sin caer en valoraciones distorsionadas por la propia ansiedad.

"No hay situaciones desesperadas, lo que hay son personas solas que se desesperan ante determinadas situaciones." Proverbio tibetano

Comentar y compartir la situación con la pareja, con la familia, con los amigos íntimos o con un terapeuta, es crucial para reducir el nivel de tensión personal y para ampliar la perspectiva de nuestra mirada. Por el contrario, es mejor evitar a las personas con visión pesimista de las cosas y que se recrean en los aspectos negativos o culpabilizan de manera sistemática. Es mejor buscar soluciones al problema que localizar un culpable del mismo.

"Aunque nadie ha podido regresar atrás y crear un nuevo comienzo, cualquiera puede recomenzar ahora y crear un nuevo final." Francisco Xavier

Es importante recordar que las crisis son cíclicas, que las ha habido siempre y que las seguirá habiendo, pero que el ser humano tiene una enorme capacidad de adaptación y que saldrá de esta situación como ha salido de las anteriores.

"¡Cuántos sufrimientos han costado los desastres que jamás ocurrieron!" Thomas Jeffersonrancisco Xavier

Angustiarse y sufrir antes de que ocurra algo malo no tiene sentido por dos razones; la primera es porque cabe la posibilidad de que lo malo no ocurra, en cuyo caso se ha sufrido en balde; y en segundo lugar, si ocurre, se habrá sufrido dos veces, antes y después de que ocurra. 

"El destino baraja las cartas, pero somos nosotros quienes debemos jugarlas." Arthur Schopenhauer

No hay que preocuparse en exceso por un problema.. Si el problema tiene solución, no hay que preocuparse porque se encontrará la solución. Si el problema no tiene solución, tampoco hay que preocuparse, porque la solución no se va a encontrar, se haga lo que se haga. Lo que sí hay que hacer es ocuparse del problema, invirtiendo el tiempo y los recursos de que se disponga para agudizar el ingenio y la imaginación en busca de soluciones creativas. 

"Los problemas no son más que oportunidades con ropa de trabajo. Henry Laiser

Las personas pueden entrar en dificultades de una forma muy rápida; en cambio, salir de las dificultades suele exigir tiempo y tenacidad. Cuando alguien pretende encontrar remedios rápidos y contundentes, suele caer en la decepción y la frustración. Hay que avanzar de forma pausada pero firme, sin caer en el error de intentar quemar etapas.  

¿Lo intentamos?

Montse Jordà


 

Las estaciones de la vida

Publicado el 1 Ee noviembre Ee 2015 a las 14:15 Comments comentarios (439)

Son, las sesiones terapéuticas, como estaciones en el viaje de la vida…, tal vez pausas en el tiempo para realizar pequeñas incursiones por tierras ignotas, un atrevido paseo por los rincones del pensamiento en búsqueda de nuestras emociones ocultas y de nuestros instintos proscritos.  

Porque la vida es eso, un viaje con todos sus requisitos, a veces un camino llano bajo un cielo resplandeciente, que nos permite movernos con gran vigor y energía. Pero en otras ocasiones, el cielo oscurece y cada paso se convierte en un arduo y tedioso esfuerzo… Es entonces cuando debemos permitirnos un merecido descanso, apearnos del tren y sentarnos tranquilamente a la orilla del camino para aquietar el cuerpo y silenciar el espíritu… Ese es el milagro de las estaciones. Es ahí donde cobra sentido todo el viaje, pues sólo en ellas podemos observar el trayecto recorrido. Es la gran paradoja: sólo en la quietud se percibe el movimiento. 

Sin embargo, ¡qué difícil es bajarnos de ese tren de alta velocidad que nos arrastra! A menudo necesitamos ese dolor insoportable que nos inmoviliza, o ese miedo atroz que nos pierde en el vacío, o ese humo ahogante del complicado engranaje con el que construimos nuestra vida… Y, quizás alguna vez, detrás del delirio extravagante de una noche de verano, intuimos el susurro de un largo silencio que nos embriaga en el sitio preciso y en el momento oportuno… Entonces, el tren se detiene y por fin… nos apeamos. Y, cual regalo exquisito, respiramos el aire fresco de cualquier estación… 

Es, la estación, aquella parada en el tiempo que nos permite observar la vida cotidiana; aquel momento de quietud en el que, sin acción alguna, desaparece pasado y futuro; momento aquél donde sólo existe el aquí y ahora, frágil y efímero y, al mismo tiempo, genuino y auténtico.

Es en la estación donde hacemos recuento, de lo que vimos y de lo que nos olvidamos de mirar, de lo que oímos y que no nos paramos a escuchar, de lo que vivimos y que no supimos deleitar. 

Es en la estación donde lloramos las pérdidas y donde atendemos las heridas; donde experimentamos los duelos y donde celebramos los festines; donde engendramos las ilusiones y donde construimos los proyectos. 

Es en la estación donde ponemos las cartas encima de la mesa y jugamos las partidas. Ahí, sin vencedores ni vencidos, pues al fin nos damos cuenta que la partida siempre se juega con uno mismo. 

Es en la estación donde descubrimos que los fracasos del pasado sólo son oportunidades de aprender y donde nos armamos de coraje para asumir el riesgo de fracasar de nuevo, pues al fin y al cabo sólo importa lo que nos permite crecer. 

Es en la estación donde nos desprendemos de los lastres que arrastramos, donde cargamos nuestro depósito de combustible y donde rehacemos el equipaje para emprender el siguiente tramo del trayecto. 

Sí, la terapia es una estación en nuestro viaje que llenamos con pequeños fragmentos de vida. No precisa de héroes ni de grandes hazañas, sino de personas corrientes con algo de coraje, personas que tengan la valentía de aventurarse al vacío para descubrir su significado más íntimo y encontrar, en algún rincón del universo, un ser llamado Uno Mismo que merece seguir viviendo…  

Después…, cada cual deberá seguir su propio camino. Tal vez, con la complicidad de un nuevo amigo.

Montse Jordà

 

Mis silencios

Publicado el 1 Ee noviembre Ee 2015 a las 14:15 Comments comentarios (224)

Haciendo recuento de toda una vida, me invaden, resplandecientes, mil sonidos, colores brillantes e imágenes dispares. Sin embargo, mis mejores recuerdos son... los momentos de silencio. Y es que... no existe mayor contenido de formas, mayor variedad de sonidos, ni mayor riqueza, que la que contienen los silencios. 

Hay silencios opacos, de una densidad asfixiante que no me permite el más discreto parpadeo ni el menor temblor de labios. Silencios, en los que siento el fuego que me quema por dentro y el frío que me hiela por fuera... y, quisiera hacer, decir o gritar, pero aunque quiera, no puedo. Una extraña fuerza me atrapa y estrangula y me quedo allí, agonizando en el ángulo muerto de la vida hasta exhalar mi último aliento. 

Otros, son silencios repletos de diálogo, silencios donde puedo hablar con los ojos y con los gestos, con las manos y con la piel. Son momentos de máxima comunicación en los que, sutilmente, me llega aquel mensaje que responde a mis múltiples interrogantes. 

También hay silencios transparentes, silencios en los cuales me aparecen mil imágenes incorpóreas y me llegan mil voces desconocidas. Son momentos en los que atravieso muros y barreras y me adentro por dimensiones ocultas donde no necesito palabras para entender ningún misterio. Son momentos de trascendencia en los que, súbitamente, todo lo comprendo. 

Y, finalmente, hay silencios vacíos. Son aquellos, cuando se han desvanecido todas las imágenes y se ha disipado cualquier sonido y, súbitamente, algo misterioso me atrapa hasta disolverme en un todo intangible. Entonces, desaparezco, simplemente desaparezco... 

Recuerdo y revivo cada uno de esos mis silencios, pero me gustan especialmente esos últimos, en los que he desaparecido totalmente y, sin embargo, sigo ahí presente, en el centro del Universo...

Montse Jordà

 

Nuestro Médico Interior

Publicado el 1 Ee noviembre Ee 2015 a las 14:10 Comments comentarios (183)

Desde el año 1948, la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene en vigor la siguiente definición de Salud:  

“La salud es el estado de completo bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedades.”  

Sin embargo, la medicina ortodoxa que se aplica en el mundo occidental está sujeta a la ciencia y a los avances técnicos, importantes y necesarios, sin duda, pero han conducido a los profesionales a tal extremo de especialización que los mismos médicos acaban tratando estómagos, bronquios, huesos fracturados y microbios en lugar de tratar al paciente, a la persona en su globalidad. Así, los profesionales de la salud dedicamos nuestros esfuerzos a combatir las enfermedades o, al menos, a paliar sus síntomas... y, los pacientes, se suelen mantener en una actitud pasiva a la espera que la ciencia les solucione el problema. Sin embargo, los síntomas sólo son los últimos efectos de todo un largo proceso cuyo desencadenante a menudo ignoramos. La ciencia, con mucha suerte, puede alcanzar a conocer el proceso de la enfermedad, pero muchas veces, sólo nosotros mismos tenemos la capacidad de conocer e incidir sobre las causas, que alcanzan mucho más allá de nuestro cuerpo físico. 

El objetivo del presente artículo es añadir a la estructura sanitaria de nuestra sociedad una nueva figura capaz de prevenir el desarrollo de la enfermedad y de colaborar activamente en la sanación de la misma en el caso de que haya llegado a instaurarse en nuestro organismo: el Médico Interior, ya conocido en las medicinas de todos los tiempos. La voz de nuestro Médico Interior no pretende sustituir a los Médicos de nuestro Sistema de Salud, sino aportar una mirada ampliada a lo que ya es conocido. 

Lo que se expone a continuación no sólo es fruto de mi experiencia en la medicina y la psicología, sino que existe una sólida base que han investigado y desarrollado acreditados profesionales. Quisiera nombrar, especialmente, a la Dra. Adriana Schnake (“La voz del síntoma”), el Dr. John Eaton (“El método Reverse Therapy”), el Dr. Jorge Carvajal (“Por los caminos de la Bioenergética”), el Dr. Rüdiger Dahlke (“La enfermedad como camino”, “El mensaje curativo del alma” y el Dr. Mario Alonso Puig, entre otros. 

El método de trabajo disponible para nuestro Médico Interior es la escucha de la consciencia del cuerpo

La consciencia del cuerpo se comunica a diario con nosotros a través de las emociones y los sentimientos. Si no atendemos a sus mensajes, se produce un desajuste entre la realidad del entorno y nuestras necesidades personales. Entonces, el cuerpo debe buscar otras maneras más efectivas de llevar a nuestra consciencia el posible problema y lo hace a través de los síntomas. El malestar aparece cuando hemos dejado de estar bien con nosotros mismos. 

Habitualmente, es la Mente Racional lo que se interpone en esa comunicación. ¿Cómo actúa la mente? Pues interrumpe las emociones para hacer lo que creemos que toca hacer; nos insensibiliza a las emociones fuertes para que no duelan tanto, cual forma de anestesia; disculpa y justifica, sobretodo, justifica. 

En realidad, la razón no nos pertenece al completo, sino que ha sido moldeada por la sociedad y la cultura en la que hemos nacido. De esta forma, a menudo inhibimos nuestras necesidades y deseos a razón de autoimposiciones o normas establecidas, los “Tengo que” y “Deberías”: “Debo tener éxito”, “Tengo que complacer a los demás para que no me rechacen”, “No puedo ser débil”, “No debo enfadarme”, “Tengo que ayudar a los demás”, “Tengo que hacerlo todo bien”… La mente intenta bloquear nuestras emociones tildándolas de “malas”, “egoístas” o “imposibles”. Y así, soportamos abusos, aceptamos cargas injustas y tragamos lo indigerible, para evitar el sentimiento de culpabilidad. Son esas demandas que nos impone el entorno las que nos hacen negar o excusar nuestras propias emociones.

La mejor o peor gestión de nuestras emociones y los dictados de nuestra mente están condicionados por nuestra personalidad biológica o carácter. El carácter no es más que nuestra estructura defensiva que aprendemos de niños (entre los 0 y 7 años) y que queda automatizada en nuestra conducta y forma de funcionar. Es como una máscara que esconde la esencia de la persona que en realidad somos. 

Consideramos la emoción como una unidad de energía. Esa energía puede seguir varios caminos: explosionar (agresión física, estallido de ira, de llanto, gritos…); contenerse y almacenarse en el interior de la persona; o bien, canalizarse de forma constructiva. Evidentemente, explosionar libera esa energía, aunque puede tener consecuencias dañinas. Sin embargo, son las emociones contenidas las que, habitualmente, inducen a nuestro cuerpo a gritar más fuerte. Y el cuerpo grita a través de los síntomas. 

El mecanismo por el cual las emociones mal gestionadas desencadenan síntomas que, si no se atienden, pueden derivar a una enfermedad orgánica, se explica a través de la fisiología de nuestro cuerpo de la siguiente forma: 

Ante un estímulo nocivo que puede ser externo (un pinchazo, una quemadura…) o interno (el miedo, la rabia, la frustración, el rencor, el remordimiento…), se produce la reacción del Sistema Nervioso Vegetativo que, a través de la secreción de neurotransmisores, envía la señal a la médula espinal por donde se transmite hasta nuestro Sistema Nervioso Central. Por la via espinotalámica llega a la corteza cerebral (donde tomamos consciencia de lo que ocurre) y, por la via espinoreticular, llega al Sistema Límbico (o cerebro emocional).  

El Sistema límbico tiene la función de almacenar memoria celular de lo ocurrido en las células de la amígdala y del hipocampo. Por otra parte, el hipotálamo estimula la hipófisis (glándula endocrina que regula la mayoría de glándulas del cuerpo), entre otras, las glándulas suprarrenales para que liberen Corticosteroides. A este proceso se le llama la activación del Eje Hipotálamo-hipófiso-suprarrenal. 

Los Corticosteroides tienen efecto sobre multitud de procesos y reacciones en nuestro cuerpo. En el caso descrito, son funciones encaminadas a preparar nuestro organismo para reaccionar al estímulo inicial, es decir, para protegernos ante lo que pueda resultar nocivo. Sin embargo, si no actuamos ante el estímulo que desencadena esas reacciones en cascada, los Corticosteroides persisten en sangre con niveles elevados y llegan a producir acciones celulares que debilitan nuestro Sistema Inmunitario. En este momento, cualquier enfermedad que potencialmente tengamos determinada en nuestra genética, puede manifestarse. Asimismo, nuestra sensibilidad a los agentes externos (por ejemplo, virus y bacterias) queda aumentada. Por otra parte, con el tiempo van a agotarse nuestras reservas neuroendocrinas y el cuerpo dejará de responder a las demandas del entorno, lo cual se puede manifestar con dolor muscular y fatiga intensa. 

Muchas veces, detrás de una enfermedad existe un trauma emocional o experiencia difícil del pasado que quedó almacenada en el cerebro emocional (Hipocampo) en forma de memoria química. Al vivir una experiencia similar o que nos la recuerde, esa memoria química se activa y se envían mensajes neuroquímicos al resto del cuerpo para informar cómo responder a la situación. Aparecen los síntomas como señal de alarma. En otras ocasiones, el desencadenante no es un trauma emocional concreto, sino unas actitudes desarrolladas durante nuestra vida para cubrir todas las demandas del entorno y no frustrar las expectativas ajenas. Esto supone un gran esfuerzo y, lo más grave, el olvido de las propias necesidades. 

El síntoma no es un enemigo al que hay que combatir. Y, aun sin perjuicio de cualquier medicamento que pueda aliviarnos y que debe ser bienvenido, es más apropiado considerar al síntoma como un aliado que funciona como el mensajero que nos trae la información de lo que no está funcionando bien en nuestra vida y que hemos desatendido. Todos los síntomas tienen un significado y un propósito, y la mejora empieza cuando lo descubrimos. A menudo, lo que hacen las enfermedades es detener un quehacer, muchas veces compulsivo y frenético, obligando a la persona a parar. La enfermedad no tiene sólo un “por qué” sino un “para qué”.

 Para buscar las causas hay que aprender a descifrar los mensajes que nos comunican los síntomas y actuar acorde con ellos para eliminar la necesidad del cuerpo de producirlos. Preguntemos, pues, a nuestro dolor, o a nuestras náuseas, o a nuestra tos… “¿Qué quieres decirme? ¿Qué herida de mi pasado sigue abierta? ¿Qué estoy tragando que no puedo digerir? ¿Qué necesito y no atiendo?...”. Es importante poner atención a las vivencias existentes cuando se empezó a manifestar la enfermedad y a las vivencias presentes cuando empeoran los síntomas. ¿Qué está ocurriendo? 

La consciencia del cuerpo capta las amenazas antes que seamos conscientes de ellas y utiliza el hipotálamo para dar la señal de alarma. Los síntomas aparecen para indicar que hay que hacer algo para gestionar dichas situaciones. Si conseguimos entender el problema y nos damos cuenta que ahora ya tenemos otros recursos para superar la dificultad, la inteligencia corporal detecta que el conflicto ya ha desaparecido, la memoria química se desactiva y los síntomas desaparecen.

Es aconsejable utilizar un diario para registrar los síntomas y las situaciones asociadas a ellos. Asimismo, hay que registrar las acciones que uno emprende para enfrentarse a ellas. Hay cargas que nos pertenecen, pero sin duda llevamos otras que no nos corresponden y que hemos adoptado como una rutina diaria. 

El camino propuesto no resulta fácil. Incluso si conseguimos oír la voz del cuerpo, a menudo su mensaje nos incita a cambiar algunos aspectos de nuestra vida y nos sitúa en una zona de incomodidad. Por otra parte, cuando nos damos cuenta que los recursos que veníamos utilizando hasta el momento ya no nos sirven, nos sentimos extremamente vulnerables. 

Los Médicos pueden ayudarnos a paliar los síntomas, y los Psicoterapeutas pueden acompañarnos en esta investigación (como una muleta durante un periodo de tiempo), para mostrarnos la realidad desde una mirada imparcial y, sobretodo, para ayudarnos a descubrir recursos nuevos que ya están en nuestro interior, pero que quizá no están debidamente desarrollados.  

Sin embargo, somos nosotros como pacientes quienes debemos responsabilizarnos de nuestra salud y asumir un papel activo en nuestra curación. Los profesionales de la salud van a guiarnos y a acompañarnos, a sostenernos en las caídas y a poner a nuestro alcance todos los medios disponibles para que podamos integrar nuestra dimensión física, emocional, mental y social.  

En todos los casos, deberemos estar dispuestos a realizar un gran esfuerzo de autoconocimiento para llevar a la consciencia todas aquellas partes de nosotros mismos que han permanecido en la oscuridad. Primero será necesario vernos, luego reconocernos y después aceptarnos. Será necesario localizar nuestras heridas y permitirnos hurgar en ellas hasta que cicatricen; será necesario revisar el contenido de nuestras mochilas hasta conseguir desprendernos de los lastres ajenos que vamos arrastrando; será necesario cuestionarnos nuestras creencias mentales; será necesario dar expresión a nuestras emociones; será imprescindible reconocer y hacernos cargo de nuestras propias necesidades y, luego, y sin excusa posible, actuar en consecuencia. Sólo desde una consciencia plena podemos obtener la libertad necesaria para decidir los próximos pasos de nuestro camino. Y aun sabiendo que tampoco ser libre es fácil y que implica asumir la responsabilidad de nuestra propia vida, insto tanto a terapeutas como a pacientes a buscar el coraje para afrontar ese reto.

Dra. Montse Jordà Cotonat

 “La última de las libertades humanas: Elegir nuestra propia actitud ante un determinado entorno y circunstancias, elegir nuestro propio camino.”

Victor Frankl

 

Fibromialgia y Fatiga Crónica

Publicado el 1 Ee noviembre Ee 2015 a las 14:10 Comments comentarios (574)

Una historia casi real...:

"Con paso lento y fatigoso, entra en la consulta del médico y se sienta en esa silla que ya conoce, pues no es la primera vez. Tapoco es el primer médico a quien acude por lo mismo, ha recorrido más de diez... 

Doctor, me duele todo. Me han hecho muchas pruebas y me dicen que no tengo nada, pero... me siento muy enferma.

El Doctor revisa las analíticas, las radiografías y las resonancias y, efectivamente, no detectan nada fuera de lo "normal".

Esta vez, el Doctor se levanta y se dispone a explorarla.

- ¿Duele aquí?

- Uy, sí.

- ¿Y aquí?

-También...

No sólo le duelen los famosos diociocho puntos. Le duelen treinta, o cincuenta, o quizá cien. Aún no le ha dicho al Doctor que también siente una gran fatiga, y ardores de estómago, y migrañas frecuentes, y fluctuaciones de la temperatura corporal, y ansiedad e insomnio, y ánimo deprimido... Le ha dicho que le duele el cuerpo, pero no le ha dicho... ¡que le duele la vida!

- Señora, usted tiene Fibromialgia.

¡Por fin hay diagnóstico!, y la mujer casi se alegra. Tantos pensaron que exageraba... Así, con su etiqueta pegada en la frente, quizá alguien la crea..., su familia, sus amistades, sus compañeros de trabajo y quizá también su jefe. Luego, irá a la farmacia a comprar uno de esos grandes pastilleros, donde irá colocando todas y cada una de las píldoras que van a recetarle y que se irá tomando obedientemente, al principio con fe, luego con migajas de esperanza y, al cabo de un tiempo, sólo por fastidiosa rutina...

Pasarán los días, pasarán los años... El dolor seguirá siendo su más fiel compañero."

 

“Fibromialgia” (FM), etimológicamente sólo significa “dolor muscular”. Pero el dolor muscular no es una enfermedad, es sólo un síntoma, al igual que la fatiga, que el dolor de cabeza, que los ardores de estómago, o el insomnio, o la apatía… Sólo son síntomas que en esos casos confluyen en una misma persona y configuran un cuadro patológico que define esa “enfermedad”. Si predomina la fatiga y perdura en el tiempo, se habla de “Síndrome de Fatiga crónica” (SFC). ¡Qué más da! Sólo son nombres para etiquetar ese síndrome aún tan desconocido. Las pruebas diagnósticas de las que disponemos se resisten a salir de los patrones de la más absoluta normalidad. Se ha estudiado la fibra muscular con las técnicas más sofisticadas, se sigue yendo a la caza y captura de hipotéticos virus que nunca son específicos ni determinantes, se investiga ese gen que quizá predispone pero que no presenta tampoco una relación clara y directa con la enfermedad, en el momento actual se baraja la posibilidad que sea una neuropatía… ¿Cuál es, pues, la causa? El interrogante sigue suspendido en el aire… Todos los avances científicos y técnicos no alcanzan para explicar el origen.

Sin embargo, sí se pueden observar algunos cambios certeros que se producen en el cuerpo de los afectados y que pueden explicar la sintomatología que presenta el/la paciente: acidosis tisular, alteraciones electrolíticas, incremento de la sustancia P, disminución de la Serotonina y de las Endorfinas…

Esas alteraciones pueden ser explicadas a partir de la respuesta fisiológica a determinados estímulos que nos sitúan en una situación que percibimos como de “alarma”. Los estímulos pueden ser externos (por ejemplo, un pinchazo o una quemadura que nos produce dolor) o internos (como el estrés o emociones tales como el miedo o el enfado). En todos los casos, se produce la activación del Sistema Nervioso Vegetativo Adrenérgico. Los impulsos nerviosos llegan hasta el Sistema Nervioso Central a nivel de la Corteza Cerebral (que nos permite tomar consciencia de la situación) y del Sistema Límbico, que por una parte almacena memoria química en las células del hipocampo y, al mismo tiempo, desencadena una serie de secreciones hormonales en cascada a través del Eje hipotálamo-hipófiso-adrenal y que afectan a todo el organismo.

Estas reacciones son la respuesta a una señal de alarma indeterminada y tienen la misión de preparar el cuerpo para defenderse del supuesto peligro y, por lo tanto, desempeñan una labor positiva. Sin embargo, si la activación del sistema persiste en el tiempo (sea porque persiste el peligro real o simplemente la percepción imaginaria del mismo), la persona entra en situación de estrés crónico y los altos niveles de Corticosteroides segregados por las glándulas suprarrenales comprometen seriamente al Sistema Inmunitario. En ese escenario, fácilmente puede desarrollarse cualquier enfermedad para la cual la persona presente una predisposición genética.

Asimismo, si la situación estresante se prolonga aún más en el tiempo, llega un momento en que el sistema de defensa agota sus reservas metabólicas y la persona ya no puede responder a las demandas del entorno. He ahí la situación de hundimiento físico y psíquico que se produce en la persona con Síndrome Fibromiálgico y/o de Fatiga Crónica. 

La Medicina tradicional y las Medicinas alternativas sólo consiguen paliar algunos de los síntomas, pero la enfermedad persiste. Y es que, la afectación de la persona con FM/SFC tiene implicaciones mucho más allá del cuerpo físico, pues también están comprometidas sus creencias mentales, su vida emocional y su entorno social. Por lo tanto, me atrevo a decir que sólo se puede conseguir la curación, o mejora, con una visión ampliada que integre la globalidad de la persona. 

Mi ejercicio profesional me ha permitido la observación y estudio de muchos casos de personas afectas de FM/SFC y puedo concluir que se repiten unos patrones de personalidad muy similares en todos los afectados. 

Cuando la persona llega a la consulta del profesional con la enfermedad en pleno florecimiento, nos transmite su desesperanza, su miedo, su frustración y su sensación de impotencia ante la persistencia de los síntomas. A su propia angustia se le añade la incomprensión de su entorno familiar, laboral e incluso de los mismos profesionales sanitarios y, con frecuencia, desemboca en la desesperación y en la soledad. Esta presión no hace más que incrementar los síntomas (como otra señal de alarma), produciéndose un espiral de retroalimentación negativa. Emocionalmente, el paciente va cayendo en un estado depresivo, creado por la mente o inteligencia racional, para encubrir los sentimientos incómodos que no se pueden afrontar y, cerrando así, ese ciclo de dolor, de agotamiento y de incapacidad. 

Sin embargo, si nos detenemos a revisar la biografía de la persona, habitualmente aparece una imagen completamente diferente. En su historia descubrimos una persona que siempre luchó con valentía ante las adversidades, alguien que supo cuidar con gran maestría de todo y de todos cuantos la rodearon, curando sus heridas y sosteniendo sus cargas. Es todas ellas es común su entrega a los demás, su capacidad de esfuerzo sostenido, su incapacidad para frustrar las expectativas ajenas, su actitud complaciente y… un error fatídico: el olvido de sus propias necesidades. El nivel de estrés de sus vidas había sido elevadísimo, aunque bien tolerado durante años, hasta que un día… su cuerpo, agotado, dijo ¡basta!  

A menudo, este momento llega cuando el entorno está ya bajo control y cuando menos requiere de la persona. Quizá sea entonces la primera vez que la persona se permite detenerse ante un espejo y… casi no se reconoce. La imagen que el espejo le devuelve es la de un cuerpo lleno de heridas que nunca atendió y que siguen sangrando… y una mochila enorme cargada en su espalda. Efectivamente, a menudo esa es la historia del Dolor (múltiples heridas abiertas) y de la Fatiga (el peso de una mochila enorme que ya no la deja caminar).  

Actualmente, los tratamientos psicoterapéuticos que nuestro Sistema Público de Salud ofrece para las personas afectas de FM/SFC y, aun contando con excelentes profesionales, son, sin duda, insuficientes para atender la elevada demanda de pacientes y cubrir la atención que precisa cada uno de ellos. Con el apoyo de los fármacos antidepresivos y ansiolíticos para menguar la angustia, en el mejor de los casos consiguen instaurar en el paciente nuevos hábitos y conductas que sean compatibles con su enfermedad y le permitan aceptar su condición de “enfermo”. 

Sin prescindir en ningún momento del soporte médico y psiquiátrico con el que suele llegar el paciente a nuestra consulta, ni de otras medidas coadyuvantes como unas adecuadas pautas dietéticas, desde un abordaje psicoterapéutico humanista tenemos la posibilidad de acompañarlo más allá de una resignada aceptación. El camino no es fácil ni gratuito. El paciente debe responsabilizarse de su salud y asumir un papel activo en su curación. El terapeuta debe guiarlo y acompañarlo, sostenerlo en sus caídas y poner a su alcance todos los medios disponibles para que pueda integrar su dimensión física, emocional, mental y social.  

En todos los casos, el paciente debe estar dispuesto a realizar un gran esfuerzo de autoconocimiento para llevar a la consciencia todas aquellas partes de sí mismo que han permanecido en la oscuridad. Primero deberá verse, luego reconocerse y después aceptarse. Deberá localizar sus heridas y permitirnos hurgar en ellas hasta que cicatricen; deberá revisar el contenido de sus mochilas hasta conseguir desprenderse de los lastres ajenos que haya ido arrastrando; deberá cuestionarse sus creencias mentales; deberá dar expresión a sus emociones; deberá reconocer y hacerse cargo de sus propias necesidades y, sin excusa posible, luego deberá actuar en consecuencia. Sólo desde una consciencia plena podrá obtener la libertad necesaria para decidir los próximos pasos de su camino. Y aun sabiendo que tampoco ser libre es fácil y que implica asumir la responsabilidad de la propia vida, insto tanto a terapeutas como a pacientes a buscar el coraje para afrontar ese reto.

Dra. Montse Jordà Cotonat

 

"Sois vuestros pinceles y vuestros colores, pintad el paraíso y entras en él." Kazantzakis

 

El cultivo de la atención

Publicado el 4 Ee octubre Ee 2015 a las 14:40 Comments comentarios (6664)

Estar atentos... nos permite ver más allá de lo que nunca soñamos y percibir esos pequeños milagros que se suceden en lo más banal y cotidiano de nuestros días...

Así,

...encontramos aquel amigo que necesitamos en el momento preciso,

...abrimos el libro que responde a la pregunta que nos estamos haciendo,

...presagiamos lo que está a punto de ocurrirnos,

...hallamos un valioso descubrimiento en cualquier acto sin sentido.

Estar atentos... nos permite ver a las personas y a las cosa con una visión ampliada. Evitamos, así, prejuicios y juicios precipitados, pues nos damos cuenta que cada cual tiene sus razones, su historia, sus fantasmas, sus engaños y sus miedos...

Estar atentos... nos permite vernos a nosotros mismos desde fuera, con la objetividad suficiente para percibir nuestros aciertos y nuestros errores... Sólo así tenemos la oportunidad de corregir nuestro trayecto o, al menos, de adquirir la valentía suficiente para aceptarnos tal cual somos, con nuestras virtudes y con nuestros defectos.

Y, lo más importante...

Estar atentos... nos permite apreciar la belleza en todas las cosas: los colores del crepúsculo al caer la tarde, el resplandor de una flor en primavera, la pícara sonrisa de un niño travieso o la sabiduría que contienen las arrugas de un anciano sentado en la puerta de su casa.

La belleza está doquier, en cada persona y en cada objeto; está en el paisaje y entre las cuatro paredes de casa; está en la fluidez del tiempo y en la inconstancia de las estaciones...

La belleza está en cada palabra y en cada gesto y, especialmente, en la mano del que ayuda y en el corazón del que ama. Y es que, percibir la belleza, sólo depende de nuestra mirada...

Después de la tormenta, soplará el viento y, cual mágico pincel, pintará el paisaje de colores. Sin duda, nos hará recuperar la fe en la belleza.  

 
Montse Jordà
 


Rss_feed